Pro Bono: voluntariado corporativo con foco en el talento profesional

Desde su creación en 2001, Taproot Foundation en Estados Unidos ha movilizado más de un millón y medio de horas en trabajo pro bono, lo que equivale a un valor de estos servicios de más de 188 millones de dólares. Por su parte, en Europa organizaciones referencia en el sector como Pro Bono Lab han movilizado más de 32.000 horas de trabajo pro bono en sus siete años de existencia. Actualmente, más de 45 organizaciones “intermediarias pro bono” en más de 30 países del mundo se encargan de movilizar el talento para el cambio social, según los datos de la Global Pro Bono Network.

Cada vez son más los profesionales de diferentes sectores que quieren involucrarse con proyectos sociales ofreciendo lo que mejor saben hacer: su propio trabajo.

“Pro bono público” (expresión latina, más común como “pro bono”), consiste en ofrecer conocimientos profesionales a una causa social. Se trata de una práctica arraigada en el mundo jurídico. Sin embargo, cada vez son más los profesionales de diferentes sectores que quieren involucrarse con proyectos sociales ofreciendo lo que mejor saben hacer: su propio trabajo. Las entidades sociales beneficiarias de este trabajo, por su parte, (con gran dificultad para acceder a este tipo de consultorías a precio de mercado) consiguen un gran impacto en la mejora de su actividad. Y, por ende, en sus beneficiarios. El pro bono, o voluntariado profesional/basado en habilidades profesionales, es así una fórmula en la que todos los actores implicados ganan. Los profesionales, las entidades beneficiarias, las empresas u organizaciones que lo promueven y la sociedad en su conjunto.

Tras conocer la existencia de los “intermediarios pro bono” en octubre de 2014, me di cuenta del gran potencial que esta práctica podía tener. Entonces, (puesto que trabajaba en el sector del emprendimiento social), se encendió en mí la chispa de lo que meses más tarde sería mi propio proyecto, Work for Social, como intermediadora de todas aquellas personas y organizaciones que quieren aportar su conocimiento y talento profesional al servicio de un proyecto social.

Poco a poco, el proyecto fue evolucionando. Pasó de promover colaboraciones pro bono entre pymes y ONG, a explorar nuevos formatos de colaboración para grandes empresas con un denominador común: promover que las personas voluntarias sean capaces de responder a problemáticas en la gestión de una entidad social, a través de sus propios conocimientos profesionales.

Pero fue a finales de 2015, momento en el que Work for Social entró a formar parte de la red internacional Global Pro Bono Network, cuando entendí de verdad la gran envergadura de la práctica de pro bono y el movimiento internacional que se ha generado en torno a él. Muestra de ello es el evento internacional Pro Bono Week, que cada año celebramos en España de la mano de Impact Hub Madrid.

Esta nueva dimensión internacional de Work for Social me permitió pasar una estancia en París en Pro Bono Lab, gracias al programa de Erasmus para Jóvenes Emprendedores. Hizo consolidar no solo el modelo de sostenibilidad de Work for Social, sino perfeccionar la calidad de los programas que veníamos ofreciendo a las empresas y ONG.

Resolver problemáticas sociales con otros colectivos vulnerables a través del pro bono

La propia madurez del proyecto ha hecho que desde Work for Social hayamos pasado de centrarnos en ofrecer programas de corta duración a empresas, como nuestro Maratón Pro Bono, sino en crear proyectos de larga duración para promover la práctica de pro bono en estudiantes, mejorando su empleabilidad (nuestro proyecto “Boosting Employability and Empowering Social Engagement through Pro Bono, the BEESE Project” con financiación del programa Erasmus + y en el que trabajamos con 9 socios de 5 países, entre ellos, 4 universidades) o en el reciente programa que hemos traído desde Japón, “Mamabono”, que pretende ayudar a mejorar la conexión laboral de las mujeres en baja de maternidad a través del pro bono.

María Sonia Arenas (izq.) y Andrea Sánchez (dcha.), de Work For Social, en la European Pro Bono and Skills Based Volunteering Summit de 2018.

De este tipo de proyectos en otras partes del mundo pudimos conocer hace poco en Madrid en la última European Pro Bono Summit, que co-organizamos el pasado octubre con la Fundación Hazloposible y que contó con el apoyo de Impact Hub Madrid.

Por el hecho de contar con un conocimiento  o formación específica, todos tenemos una responsabilidad con la sociedad.

Estoy muy orgullosa de poder trabajar en la promoción de esta práctica desde Work for Social y la Global Pro Bono Network. Por ello, suscribo la actual campaña que están promoviendo desde Francia nuestros homólogos Pro Bono Lab, que cuenta ya con casi 300 firmas: “todo conocimiento es un bien público”. Y es que, por el hecho de contar con un conocimiento o formación específica, todos tenemos una responsabilidad con la sociedad. Hemos de ponerla al servicio de las actuales problemáticas sociales e involucrarnos activamente a lo largo de toda nuestra carrera profesional y más allá. Pongámonos todos en modo #probono.

Post publicado en Impact Blog de Impact Hub Madrid. 

Sobre Malala y su liderazgo

Hace unos meses he comenzado un curso sobre “Liderazgo e innovación social”. En uno de los módulos se nos pidió a los alumnos que pensáramos en líderes que nos inspiraran. Automáticamente pensé en Malala Yousafzai, porque desde que conocí su historia me considero una fiel seguidora de esta activista.

¿Qué es lo realmente interesante del liderazgo de Malala? Cuenta con los atributos básicos de un buen líder, como son:

  • Causa: su leitmotiv es la lucha por la educación de las niñas, algo por lo que lleva trabajando desde incluso antes de empezar a los 11 años un blog en la BBC.
  • Historia: esta lucha, desde su región natal de Swat en Pakistán, la llevó a sufrir el primer atentado que los talibanes ejercían sobre una niña. Ataque que casi le vale la vida, pero que le hizo reafirmarse en su lucha y convertirse en portavoz de su propio movimiento.
  • Reconocimiento: ha sido la galardonada con el Premio Nobel de la Paz más joven de la historia.

Pero además, dicen que un buen líder es aquel que sabe rodearse de gente competente, de buenos seguidores que trabajan firmemente por su ideal. Malala ha tenido la suerte de contar con el compromiso de su padre, quien la empujó en su lucha desde que era pequeña. Fundador de una escuela en la que apostó por la educación de las niñas, Ziauddin Yousafzai, el padre de Malala, es además cofundador de la Fundación Malala, que tiene como fin promover la educación de las niñas en todo el mundo, a través de diferentes programas.

Si el liderazgo es la capacidad para inspirar a otras personas a la acción, el poder que guardan las palabras de Malala en su libro, en sus discursos, en su fundación y en su propia historia, ejercerá un gran cambio en la vida de muchas niñas de todo el planeta para empoderarlas y hacerlas agentes de cambio de sus propias realidades.

Lean Startup y su “validation machine”

El libro de Eric Ries “The Lean Startup” se ha convertido en la biblia de todo emprendedor: se trata de una metodología que te permite arrancar tu negocio, testear tus productos como hipótesis y pivotar tus servicios hasta encontrar el match entre la cobertura de las necesidades de tus clientes y una buena propuesta de valor. Y en verdad, aunque muchos la conozcan muy pocos la están aplicando correctamente.

Existe una herramienta muy buena que permite visualizar todo este proceso y que estoy aplicando con Work for Social: “The Validation Board”. Ésta te permite detectar todo aquello que quieres ir validando para ver si realmente tu producto cubre una necesidad que tus clientes estarían dispuestos a contratar. Así, poco a poco, validando y virando tus hipótesis a través de su testeo con clientes reales, vas ajustando tus productos y servicios a aquello que realmente tenga sentido.

Porque un error común que muchos emprendedores reconocen, es que en sus inicios perdieron mucho tiempo en cosas que realmente no tenía importancia (diseño elaborado de su web, textos bonitos, plan de marketing online etc.), cuando todavía no tenían testeado su modelo de negocio; lo cual muchas veces lleva al fracaso, no porque la idea sea mala, sino porque se perdió mucho tiempo y energía en las cosas que no eran importantes al principio, cuando se podían haber corregido muchas cosas para su éxito.

“The Validation Board” te permite estar enfocado en lo que realmente importa: validar que tu negocio pueda ser sostenible económicamente. Lo demás, – la parte bonita, el diseño del plan de negocio, el plan de comunicación,… – vendrá después.

Os dejo este vídeo sobre el diseño de un market place que explica muy bien este proceso:

Sello BCorporation y compromiso empresarial

La semana pasada, durante el curso “Empresas competitivas, empresas responsables“, surgió el debate acerca de la importancia de los certificados de impacto social a nivel empresarial. Y es que solamente en materia medioambiental Aenor cuenta con más de 5.200 certificaciones.

Hace poco, en una conversación desde Work for Social con Alma Natura, conocí un poco más en profundidad el sello BCorporation. Este sello nació en Estados Unidos en 2006 y actualmente cuenta con más de 1.300 empresas certificadas en más de 40 países. Formar parte de este club no es tan fácil, ya que las empresas pasan una gran auditoría a nivel de transparencia, rendición de cuentas y de desempeño.

Se trata de empresas que tienen una nueva visión de la economía, transformando el poder de la empresa privada para crear un beneficio social. Así, el modelo BCorporation, tiene como propósito crear beneficio para todos, no sólo para los accionistas.

Las empresas que forman parte de esta comunidad, entre las que destacan a nivel mundial Patagonia, Ben and Jerry’s o KickStarter, entienden la RSC desde dentro hacia fuera, haciendo de ello un movimiento que provoque el cambio de mentalidad en otras corporaciones.

Este sello es un ejemplo de que la medición de impacto social y los certificados en esta materia, son herramientas clave para que las empresas puedan poner un foco y trabajar en acciones sociales de valor.

Emprendimiento social y storytelling

Ousman Umar es un joven de Ghana residente en Barcelona que ha sufrido en primera persona la cara más dura de la inmigración. Con tan sólo 9 años abandonó su puedo natal para convertirse en aprendiz de mecánico. En la ciudad pronto conoció historias de una Europa idealizada y decidió emprender un viaje hacia esta tierra prometida.

Pero no todo era como se había imaginado: cayó en manos de la mafia de tráfico de personas durante el viaje por el desierto de camino a Libia. En este país tuvo que pasar cinco años para reunir el dinero suficiente para atravesar en patera el camino que le separaba de Europa. Una vez allí, llega a Barcelona, donde tiene la suerte de ser acogido por una familia, lo que le permite tener acceso a trabajo y educación, llegando en 10 años de ser prácticamente analfabeto, a cursar actualmente estudios universitarios.

Ousman quiere evitar que los jóvenes de su país sufran lo que vivió él durante su periplo y por eso, este emprendedor social ha fundado la ONGD NASCO ICT que tiene como fin como fin crear una red de aulas de informática en escuelas rurales de Ghana, con la finalidad de familiarizar  a los niños con herramientas digitales y facilitarles así el acceso a la información.

La mayoría de los emprendedores sociales cuentan con una gran historia detrás que alimenta sus ganas de transformar la realidad. Quizá no todas sean tan impactantes como la de Ousman, pero sin duda, merece la pena conocerlas.

¿Te animas a compartir tu historias en el próximo taller sobre comunicación empresarial?

-Os dejo aquí el enlace a una entrevista de Ousman en televisión.-

Taller de Comunicación Empresarial

Tras mi primera experiencia con el curso de comunicación empresarial, vuelvo a la carga para ofrecer formación en esta materia antes del verano. Esta vez, en formato de taller de dos horas.

Al igual que hicimos durante el curso, trabajaremos sobre los proyectos en los que estén trabajando los asistentes, centrándonos sobre todo en:

1.- Conceptos básicos y definición de una estrategia.

Objetivos, branding y posicionamiento. Definir nuestra audiencia. Creación de un plan de acción.

2.- Análisis de los canales de comunicación y su uso.

Análisis de los canales off y on line de mi organización. Dónde estar presente.

3.- Conceptos básicos de marketing digital y monitorización.  

Inbound marketing, marketing de contenidos y storytelling. Uso de email marketing.

Este taller lo imparto en dos fechas diferentes, para que elijas la que mejor te convenga:

Viernes 26 de junio de 17 a 19h. Escuela La Escalera.

Sábado 27 de junio de 11 a 13h. Escuela La Escalera.

¡Gracias por compartir!

 

Diseño social para cambiar las cosas

Soy muy fan del proyecto DiseñoSocial.org. Tanto, que estoy volviendo a seguir el curso de comunicación y diseño social que ya hice hace un par de años. En él se hablaba hace unas semanas acerca de la sostenibilidad del diseño, y de cómo las ideas del visionario y filósofo del diseño Victor Papenek,- autor del libro “Diseño para un mundo real” -, están cobrando fuerza en la situación de crisis actual. Ideas de un diseño social, abierto y participativo, que están detrás de movimientos como el crowdfunding, el Peer to Peer (P2P), el procomún,…

Acorde con esto, dí a parar el otro día en una revista con el proyecto de Curro Claret, exponente en nuestro país del diseño social y sostenible, que desde hace más de diez años trabaja con indigentes rescatados de la calle para diseñar muebles hechos con materiales reciclados. Un proyecto inspirador que combina sostenibilidad e impacto social, ejemplo de que otra forma de hacer las cosas es posible.

Y con esta energía y ganas de cambiar las cosas nos juntaremos alrededor de 20 proyectos este sábado en la Plaza del Emprendimiento Social (#plazasocent). Proyectos de educación, tecnología, salud, alimentación,… con los que será un placer compartir experiencias a lo largo de la mañana.

Nos vemos este sábado en Impact Hub Madrid en el stand de Work for Social para contaros un poco más a fondo en qué consiste este proyecto.

Tecnología al servicio de la responsabilidad social

Hace poco me gustó leer en un artículo cómo se está extendiendo el uso del pro bono y el low bono en nuestro país como parte de la responsabilidad social de los despachos de abogados. Se trata de una práctica muy extendida en Estados Unidos, donde el 73% de los profesionales de este sector dedican parte de su tiempo a ofrecer su experiencia y conocimiento jurídico al servicio de causas sociales.

Dado que ahora me dedico a fomentar este tipo de prácticas a través de Work for Social, estoy conociendo cada vez más empresas de otros sectores que ofrecen sus servicios, bien gratuitamente o bien a un precio reducido, a proyectos con un fin social. Tal es el caso de Billage, que ofrece sus servicios de gestión empresarial de forma gratuita a ONG durante un año; o Google for Nonprofits, que se lanzó en España a finales del mes pasado y que ofrece también gratuitamente una gama de servicios  a este tipo de organizaciones.

Es precisamente en el ámbito de la tecnología donde hay un gran potencial para este tipo de colaboraciones. Así lo lleva promoviendo la plataforma Tech Soup durante 25 años, una red internacional que pretende mejorar el acceso tecnológico a las organizaciones con un fin social.

Se trata, una vez más, de colaborar con lo que cada empresa mejor puede ofrecer: su propio conocimiento y expertise. Un paso más hacia la RSE integrada en el propio negocio de la empresa.

 

Primera edición curso comunicación empresarial

La semana pasada terminé de impartir la primera edición del curso “Comunicación Empresarial: Community Manager y otros perfiles“. El curso iba dirigido a profesionales que querían completar su perfil profesional, bien porque venían de otros sectores y querían tener un primer contacto con este sector, bien porque aunque su trabajo no estuviera en este departamento, sí que podían mejorar ciertos aspectos del mismo. Tal es el caso de emprendedores y trabajadores de pequeñas empresas.

A través de casos prácticos fuimos viendo a lo largo de las tres semanas, conceptos y herramientas básicas de comunicación y marketing empresarial: desde el branding, posicionamiento de marca, hasta la definición de una estrategia; desde el análisis de los diferentes canales online al email marketing y marketing de contenidos; del inbound marketing al storytelling. Hablamos además, de la importancia de la monitorización de los resultados y de tener bien identificado el mensaje que queremos transmitir: ya sea a través de la marca, en una presentación en público, en una campaña publicitaria o en un post de facebook.

Me gustó ver cómo, justo después de haber terminado el curso, mucho de lo que habíamos hablado durante el mismo, se resumía como conclusión en la mesa “Casos de éxito y fracaso de las estrategias de marketing online” de la  “II Reunión anual de Agencias de Marketing online”, que se celebró el pasado viernes en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Los participantes aconsejaban lo siguiente para conseguir el éxito de una campaña de marketing:

  1. – Tener unos objetivos claros e identificados.
  2. – Tener bien fijadas las acciones en el calendario.
  3. – No repetir los errores del pasado.
  4. – Conocer bien a la audiencia a la que se dirige.
  5. – Ir por delante: investigar las tendencias de consumo y ser innovador.

Seguiremos compartiendo experiencias en torno al mundo de la comunicación 🙂

 

Storytelling no es branding

Simon Sinek en su famosa charla TED “How great leaders inspire to action” decía que todas las organizaciones tienen que saber identificar cuál es su propósito, cuál es su porqué. Según él, solamente aquellas que lo sepan identificar y que comuniquen desde ese propósito (desde dentro hacia fuera), serán aquellas que se conviertan en líderes, serán aquellas a las que la gente quiera seguir y sentirse orgullosa de hacerlo.

Saber identificar qué está detrás de cada organización – qué motivó su creación, por qué se ofrecen los productos o servicios de una determinada manera y no de otra, y cuál es la filosofía que está detrás de todo ello – es clave para vertebrar una verdadera estrategia de marketing y comunicación que conecte con la audiencia. Y precisamente eso, conectar con el público, es lo que está detrás de la utilización de las técnicas de storytelling.

Muchas veces el storytelling se confunde con el branding de una empresa o con su propia historia. El storytelling es una técnica que consiste en el arte de contar historias relacionadas con la empresa, generando una conexión emocional con la audiencia. Así, el storytelling no forma parte de la identidad de una empresa, pero su uso va a ayudar a su definición y transmisión. Va a permitir que se humanice la organización y que se generen vínculos con los seguidores, al narrar historias fácilmente recordables, donde los protagonistas son las personas y no la marca.

Se trata de una herramienta en boca de todos y que vemos en anuncios publicitarios, en blogs corporativos, en redes sociales, en presentaciones públicas, en el packaging de los productos,… Las posibilidades son infinitas y hacerlo bien, no confundiéndolo con otros conceptos con finalidades diferentes, es clave para que se hable de tu organización y se transmita de forma correcta tu leitmotiv.